5 secretos del limón para cuidar tu boca

Compartilo por

[ADS]

El limón pertenece a la familia de los cítricos; ampliamente conocido en casi todo el mundo debido a lo fácil que resulta transportarlo y a su resistencia a los cambios de temperatura.

El limón es el fruto ácido y alcalinizante de mejores cualidades medicinales. Es por eso que te conetamos a continuación 5 secretos del limón que quizás no conocias para cuidar un poco más tu boca.

Las carnes, pescados, huevos, quesos, el pan, las pastas, el chocolate y el alcohol son los verdaderos acidificantes perjudiciales que atacan la dentadura. Por el contrario, el ácido del limón neutraliza y ataca a estos ácidos productos de la fermentación.

Tomando por lo menos el jugo de un limón por las mañanas, quita el mal gusto de la boca y la pastosidad. Aclara la voz y quita las afecciones de la garganta.

El limón es sedante, disminuye la presión y regulariza el funcionamiento del corazón.

El jugo de limón es agradable al paladar, agudiza las secreciones salivares y tonifica las glándulas del estómago.

Para un mejor tratamiento el jugo de limón no se bebe, se succiona. Ahí es donde ha radicado el error en la forma de tomarlo. Bebiéndolo succionado con una pajita y tragando pequeños sorbos se puede comprobar que: no se siente la acidez y agriedad en la boca en el momento de tomarlo; que luego al masticar verduras, pan u otra substancias no se registran molestias en la dentadura.

Un TIP que podría interesarte.

Para que rinda más jugo, se recomienda calentar los limones un poco al fuego ya que el calor dilata más los tejidos y desprende más agua.